Una Mujer… Mujer de cinco Carreras Panamericanas 1950-1954


por: Gerardo Guerra Talayero

Lunes 15 de marzo de 2021


Grace Alice Evans  Anteobus, mejor conocida como Jacqueline Evans nació en Islington, Londres, en 1915, fue una actriz y corredora de autos británica, quien se afincó en México desde finales de los años cuarenta.



Comenzó su carrera con papeles menores en la cinematografía británica. En 1946 viajó a Nueva York y posteriormente a México de vacaciones, donde con su gusto a la Tauromaquia conoció a quien seria su esposo, el torero Fernando López. Ahí continuó su carrera actoral en papeles de reparto, apareciendo a menudo como la “gringa”, en cintas como “Simbad” el mareado en 1950 con German Valdés Tin-Tán, “El Suavecito” de 1951 película consagratoria de Víctor Parra y “Sindicato de telemirones” de 1954, con Tito Guízar, Emilia Guiú y Rebeca Iturbide. 

A partir de mediados de los años 50 alterna su trabajo actoral haciendo pequeños roles en el cine de Mexico y Hollywood. 

Con su alma aventurera y pasión por las carreras de automóviles se inscribió en La Carrera Panamericana de 1950 con su auto de uso diario, un Chrysler Windsor sedán dos puertas de 1947 color negro.

Para 1951 participa con otro Chrysler, ahora un Saratoga blanco con el que repite en 1952 e intenta terminar la hazaña de los años anteriores, año del cual tampoco pudo concluir la justa.

No dándose por vencida en 1953 participa con un Porsche 356 decorado con el rostro de Eva Perón en el cofre del auto en representación de las mujeres del mundo, así como en  homenaje a la actriz y política Argentina.



Para 1954 decide correr de nueva cuenta con un Porsche escrito en el cofre Mexico y pintada la bandera Mexicana, pero no logra finalizar la primera etapa de Tuxtla Gutiérrez a Oaxaca por excederse en el tiempo máximo de calificación. 

En un mundo de hombres y carreras de machos, Jacqueline Evans fue la única mujer en participar las cinco ediciones originales de La Carrera Panamericana, lamentablemente no terminó ninguna de ellas pero tuvo la determinación, el valor y el coraje para correrlas como un verdadero piloto de autos de carreras, su gusto por la marca Porsche la convierte en la primer mujer Porschista de la historia cuando la marca apenas iniciaba sus andares en las competencias.



Acapulco, Guerrero fue el lugar donde radicó los últimos años de su vida, finalmente murió el 22 de Junio de 1989.

Bellísima mujer con personalidad encantadora, valerosa y fuerte, amante de los autos y las carreras, pocas como ella.

Sin duda alguna, una mujer como Jacqueline Evans es el sueño de todo apasionado a los autos y a las carreras, sobre todo del que suscribe, fue una mujer con gasolina en la sangre y chispa explosiva en las bujías de su corazón, un honor comentar de ella por el Día >Internacional de la Mujer, por su amor a las carreras, a los autos, al Porsche y a nuestra querida Panamericana.




One Way News

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: